Mesa Etna de comedor única por sus grandes dimensiones. Pertenece a un árbol de castaño de Galicia de más de 500 años de vida. Gracias a su proceso de secado natural de más de 15 años, no se han creado grietas. Lo que hace única y diferente a esta pieza es la huella que dejó una rama de grandes dimensiones en uno de sus extremos, en los que destaca un dibujo formado por numerosos anillos de crecimiento.

Es una mesa de madera, realizada en una sola pieza con los bordes irregulares, potenciando así la forma del árbol. El acabado es a base de aceite altamente resistente a líquidos y roces.

Las patas son de hierro lacadas en negro.

Sin duda la joya de la corona.

MESA DE COMEDOR